¿Cómo endurecer el cuero?

No hay duda de que el cuero es un tejido fino que dura toda la vida si se maneja con el cuidado adecuado. En forma de ropa de cuero, como una chaqueta, un pantalón o incluso una camisa, se ve bien y te hace sentir súper cómodo con su material cálido y resistente. Sin embargo, si te gusta probar un trabajo práctico en tu cuero, endurecerlo es una buena manera de hacerlo un poco más duradero. No olvide que utilizar las técnicas adecuadas y las herramientas adecuadas es la clave de su éxito en esta empresa. Ya sea que esté buscando hacer una armadura robusta con él o simplemente desee agregar un poco de fuerza adicional a su cuero, estamos aquí para ayudarlo con algunos consejos y trucos útiles.

A lo largo de los años, los expertos han descubierto muchas formas de endurecer el cuero, especialmente en la época en que era la más común, probablemente la única armadura para que los soldados los protegieran contra condiciones climáticas extremas. Romanos, turcos y muchos otros usaban cuero como escudos, cascos, protectores de brazos y piernas en el campo de batalla. El cuero normal que se obtiene de la piel del animal no es tan fuerte y no se puede usar para bloquear balas o salvarlo de lesiones en caso de un percance en la carretera durante un paseo en bicicleta, por lo que los entusiastas del cuero idearon métodos para endurecerlo.

Naturalmente, el cuero se vuelve más duro y rígido con el tiempo si se deja secar sin hidratarlo ni acondicionarlo. Pero esto puede provocar grietas y rasgaduras, especialmente en los tipos de cuero más débiles. Para evitar cualquier daño mientras se asegura el endurecimiento del cuero, se debe utilizar el procedimiento adecuado. Uno de los errores más comunes que cometen las personas durante el proceso de endurecimiento es llevar las cosas demasiado lejos, incluso hasta el punto en que el cuero se vuelve muy fácil de romper.

Exposición al agua

Si posee un accesorio de cuero, ya debe saber que la exposición al agua puede causar sequedad y hacer que el cuero se endurezca. Podemos utilizar esta característica del cuero a nuestro favor. Al hacer los movimientos correctos y usar la técnica correcta, el cuero se puede endurecer hasta el punto que requerimos. Recuerda que este método solo es aplicable para pieles de curtición vegetal. Cualquier otro cuero podría dañarse sin posibilidad de reparación si lo pones en agua.

Todo lo que necesitas hacer es:

  • Llena una olla espaciosa con agua del grifo y ponla a fuego medio hasta que el agua hierva.
  • El cuero de vaca o de oveja es ideal para este procedimiento, ya que es comparativamente fuerte y resistente. Es posible que la piel de cordero o de becerro no pueda soportar los golpes. Este procedimiento es para cuero más grueso y resistente.

  • Coloque la pieza de cuero en el agua hirviendo. No te preocupes si ves que el cuero se oscurece y se estira.
  • Saque el cuero de la olla y estire o manipule en diferentes formas. Déjalo reposar durante unas horas, una vez que esté completamente seco, sentirás la rigidez en él.
  • Cuanto más tiempo se deje el cuero en el agua hirviendo, más duro será una vez que se seque.
  • El cuero endurecido con este método se encogerá hasta alrededor de 7/8 de su tamaño original.
  • Dejar el cuero en agua hirviendo durante más de 30 minutos dará como resultado un cuero súper quebradizo.
  • Si está trabajando con cuero más delicado, como la piel de becerro, remoje el cuero en agua que esté a temperatura ambiente. Sácalo después de dos minutos y sécalo con una toalla.
  • Coloque el cuero sobre una toalla seca y dóblelo para eliminar el exceso de agua. Luego déjalo reposar por un tiempo para que se seque al aire. A medida que el cuero se seca, se vuelve más duro, sin embargo, puede hacer que el cuero pierda su humedad y se agriete. Para evitar tales daños, aplique una pequeña cantidad de acondicionador de cuero en la superficie del cuero.

hornear el cuero

  • Para un enfoque más avanzado, sumerja el cuero en un recipiente con agua y déjelo reposar durante un par de minutos.
  • Configura tu horno a 120 grados Fahrenheit y coloca el tazón en el horno.
  • Después de diez minutos, saca el cuero del agua y empieza a moldearlo con las manos.
  • No olvide usar mitones o guantes para cualquier daño por calor en sus manos.
  • Pasa los dedos por los bordes mientras le das forma al cuero. Esto puede marcar el ritmo para que el cuero mantenga su forma.
  • Una vez que el cuero comience a mantener la forma manipulada, vuelva a colocarlo en el horno por otros 20 minutos.
  • Déjalo reposar a temperatura ambiente por un tiempo.
  • Cualquier cosa de más de 30 minutos en el horno puede dañar su cuero, por lo que debe tener mucho cuidado con el tiempo.
  • Una vez que lo saques, deja que se enfríe durante unos 10 minutos. Si el cuero no es tan duro como esperabas, repite el proceso.

Encerar el cuero

En primer lugar, debe tener mucho cuidado con este método. Si eres nuevo en esto, preferiblemente deberías hacerlo en tu garaje y lejos de los niños. Este método puede funcionar en todos los tipos de cuero, pero el cuero curtido al vegetal es el más fácil de endurecer.

  • Para empezar, debes hornear el cuero con un horno precalentado durante casi 20 minutos.
  • Esto endurecerá un poco el cuero porque licua las moléculas en el cuero, lo que hace que se vuelvan más flexibles. Esto hace que sea más fácil para usted manipular la forma según su deseo. No dejes que se caliente demasiado o se volverá quebradizo.
  • Derrite la cera hasta que esté completamente líquida. Puedes usar cera de abeja, vela derretida o literalmente cualquier otro tipo de cera.
  • Quítales el cuero y colócalos sobre una superficie lisa, preferiblemente sobre un periódico para evitar que se ensucien.
  • Cepille la cera sobre el cuero caliente con movimientos uniformes y generosos. Continúe con el cepillado hasta que el cuero se enfríe y ya no absorba la cera.
  • Verifique si está endurecido hasta el punto de su requerimiento, de lo contrario, puede colocarlo nuevamente en el horno y aplicar algunas capas más de cera.

No obstante, siempre es mejor hacer una prueba de parche antes de exponer su accesorio de cuero al agua o cualquier otra cosa. Porque una vez que lo sumerges en agua, no hay vuelta atrás.